Caja x6 bot - 750 ml c/u

El sueño francés de Laura Catena. Luego de estudios de clones de los Pinot Noir elegidos, nacen estos vinos de parcela. Únicos y de muy escasa producción, cada botella ofrece una experiencia irrepetible. Grand Mere significa Abuela, y con esta etiqueta honra esa sabiduría. Aromas a frescos frutosrojos, algo de frutos negros y notas especiadas en boca. Acidez refrescante que invita a viajar con los sentidos a Valle de Uco con este vino único.

Domaine Nico es el nuevo proyecto personal de Laura Catena. Podría decirse que comenzó a gestarse cuando los primeros clones de Pinot Noir Dijon fueron plantados por Nicolás Catena en Villa Bastías, Mendoza. Ya en 1999, esas uvas fueron elaboradas para el proyecto LUCA y en 2003 se dio inicio al trabajo de evaluar las parcelas, clones, diferentes sistemas de vinificación y el uso preciso del roble.  Finalmente, en 2016 se decidio embotellar las primeras botellas de parcelas que produjeron los vinos más característicos de Pinot Noir, reflejando el terruño y el clima de cada parcela. 

 

Domaine Nico Grand Mere 6x750ml

$36.210,00 $27.158,00
Domaine Nico Grand Mere 6x750ml $27.158,00

Caja x6 bot - 750 ml c/u

El sueño francés de Laura Catena. Luego de estudios de clones de los Pinot Noir elegidos, nacen estos vinos de parcela. Únicos y de muy escasa producción, cada botella ofrece una experiencia irrepetible. Grand Mere significa Abuela, y con esta etiqueta honra esa sabiduría. Aromas a frescos frutosrojos, algo de frutos negros y notas especiadas en boca. Acidez refrescante que invita a viajar con los sentidos a Valle de Uco con este vino único.

Domaine Nico es el nuevo proyecto personal de Laura Catena. Podría decirse que comenzó a gestarse cuando los primeros clones de Pinot Noir Dijon fueron plantados por Nicolás Catena en Villa Bastías, Mendoza. Ya en 1999, esas uvas fueron elaboradas para el proyecto LUCA y en 2003 se dio inicio al trabajo de evaluar las parcelas, clones, diferentes sistemas de vinificación y el uso preciso del roble.  Finalmente, en 2016 se decidio embotellar las primeras botellas de parcelas que produjeron los vinos más característicos de Pinot Noir, reflejando el terruño y el clima de cada parcela.